Tres en raya en el aula.

El tres en raya es una  divertida herramienta educativa.

El tres en línea, también conocido como Ceros y Cruces, tres en raya (en España y Bolivia), juego del gato, Tatetí (en Argentina), Triqui (en Colombia), Totito (en Guatemala), Cuadritos (en República Dominicana), Tic-Tac-Toe (en Estados Unidos), Gato (en Chile y México), Michi (en Perú y Venezuela), Triqui traka, Tres en gallo, Ceritos, Equis Cero o La Vieja(en Venezuela), es un juego de lápiz y papel entre dos jugadores: O y X, que marcan los espacios de un tablero de 3×3 alternadamente. Un jugador gana si consigue tener una línea de tres de sus símbolos: la línea puede ser horizontal, vertical o diagonal. Los jugadores no tardan en descubrir que el juego perfecto termina en empate.

El juego nació en Oriente Próximo, precisamente en Persia, aproximadamente en el siglo V d.c. Fue ampliamente difundido entre los primeros musulmanes y llevado a Europa por mercaderes italianos, junto con productos exóticos de todo tipo.

Con el tres en raya se  trabaja  la inteligencia lógico-matemática de manera lúdica y se desarrolla la capacidad de  concentración. Ayuda a la hora de sumar y restar, y sobre todo, a nivel espacial, para conseguir la lateralidad necesaria para aprender a leer y escribir.

Es una gran herramienta para trabajar las  habilidades sociales, ya que les ayuda a aprender que unas veces se gana y otras se pierde, que unos días se tiene suerte y otros no y que no se deben enfadar y  estar contentos suceda lo que suceda. Además les enseña a respetar el turno de partida y sobre todo conocer de primera mano juegos de mesa tradicionales a los que jugaban sus padres y abuelos.

Ya sea escrito en un papel, usando pequeñas piedras o sofisticadas ediciones, lo importante es pasar un divertido rato en compañía de amigos o  con la familia.