Clase magistral de literatura de la mano de Emiliano Valdeolivas

Emiliano Valdeolivas nos da una clase magistral de literatura el pasado 13 de abril.

Olivares nos da una clase magistral de literatura.

Olivares nos da una clase magistral de literatura.

Otro curso más hemos contado con la presencia sobre el escenario del salón de actos de nuestro colegio de Emiliano Valdeolivas. Profesor, amante de la literatura, trovador y cantante. Un personaje polifacético que nos transmite cuán importante es el acervo literario de nuestro país.

La técnica para esta clase magistral de literatura, combina el arte musical con los poemas de distintos escritores y poetas de la literatura castellana. El alumnado recorre, en poco más de una hora, cientos de años de expresión artística, resumida magistralmente por Valdeolivas.

Valdeolivas ya ha estado en nuestro centro en cursos anteriores realizando este camino de la rica literatura española desde sus inicios hasta nuestros días y abarcando los estilos y autores más representativos.

La actividad está programada por el Departamento de Lengua Castellana y Literatura. Previamente, el alumnado había trabajado y comentado diversos textos que luego han podido escuchar de la propia voz del canta-autor.

Romance del Prisionero, ha sido la última obra cantada por Valdeolivas, un poema completo, obra anónima, que pertenece al Romancero Viejo, también llamado Romancero Tradicional. Un gran conjunto de romances que cantaban los juglares y el pueblo desde mediados o finales del siglo XIV y a lo largo de todo el siglo XV.

1 	Que por mayo era, por mayo,
	cuando hace la calor,
	cuando los trigos encañan
	y están los campos en flor,
5	cuando canta la calandria
	y responde el ruiseñor,
	cuando los enamorados
	van a servir al amor,
	sino yo, triste, cuitado,
10	que vivo en esta prisión,
	que ni sé cuándo es de día,
	ni cuándo las noches son,
	sino por una avecilla
	que me cantaba al albor.
15	Matómela un ballestero;
	déle Dios mal galardón.

Emiliano Valdeolivas ha querido inspirar con este romance a nuestro alumnado, para que lo memorizaran y transmitieran. Evitando así, romper la cadena de nuestra tradición literaria.