“Despacito”

Podía ser el título de la canción de moda, o la instrucción para hacer algo muy bien, pero hoy hablamos de otra cosa: TORTUGAS.

Los alumnos del aula enclave han recibido una maravillosa sorpresa. El lunes nos han traído nuevas huéspedes a la clase, dos tortugas de agua. Hemos adoptado a estas pequeñas donadas por una amable familia que ya no podía hacerse cargo de ellas y han pensado que nosotros seríamos los mejores cuidadores. ¡Las han dejado en buenas manos!

Tras la sorpresa inicial, hemos analizado la situación y nos hemos dado cuenta de que tenemos mucho que aprender de las tortugas. Lo que ha dado lugar a un pequeño proyecto de investigación en el aula. Lo primordial era saber cómo son y qué cuidados necesitan, así que nos hemos puesto a indagar.

Las tortugas forman un orden de reptiles caracterizados por tener un tronco ancho y corto, y un caparazón que protege los órganos internos de su cuerpo. De su caparazón salen, por delante, la cabeza y las patas delanteras, y por detrás, las patas traseras y la cola. Aprendimos que si bien las tortugas de agua o semiacuáticas son relativamente resistentes, requieren ciertos cuidados importantísimos que muchas veces se desconocen.

La alimentación es parte fundamental en el cuidado de las tortugas. Son animales omnívoros, es decir, comen carne, pescado y vegetales. En libertad suelen alimentarse de peces, crustáceos, caracoles, moluscos y plantas acuáticas. Pero en cautividad el alimento base debe ser un pienso especial para tortugas. Las tortugas deben de comer y por lo tanto ser alimentadas en el agua, ya que la usan para tragar los alimentos y beber, además suelen ir al fondo a trocear la comida.

Necesitan, además, un estanque o acuario, el cual debemos colocar en un lugar seguro, firme y sin ruidos fuertes o bruscos que puedan perturbar a nuestras amigas.

Dicho acuaterrario deberá constar de dos zonas claras:

Zona Acuática: Es donde pasará mayormente nuestras tortugas, por lo tanto debe ser la más importante y lo más grande posible en el acuario.

Zona Seca: La zona seca, será el lugar donde las tortugas puedan ir a tomar el sol para calentarse y recibir los rayos ultravioletas. Deberá haber una rampa también para que la tortuga acceda a esta zona desde la zona de agua.

Las tortugas ensucian mucho el agua debido a que producen muchos desechos, y por lo tanto es fundamental limpiar con frecuencia.

¡Cuánto estamos aprendiendo! Y seguiremos haciéndolo a lo largo de la semana a través de recursos como la fábula de “La liebre y la tortuga”, la visualización de videos de los distintos tipos de tortuga, donde viven, qué comen… Pero nos faltaba una tarea importante… buscarles un nombre bonito. Después de escuchar las propuestas de los niños, Castañuela y Cotufa han sido los nombres elegidos. Ahora a seguir conociéndolas y disfrutar de los beneficios que conllevan la creación de vínculos y el cuidado de estas pequeñas amigas (o cualquier otro animal) por parte de los niños.