Durante un día, todos profesores de lectura.

LEER, así escrito, con mayúsculas, consolida el principal objetivo de nuestro Plan Lector que llega a su cenit el 26 de abril, fecha que elegimos para conmemorar el  Día Mundial del Libro, promulgado por la UNESO en 1995 y celebrado por primera vez el 23 de abril de1996.

Es una oportunidad para continuar con actividades de animación a la lectura y escritura. Tareas que llevamos trabajando desde el inicio del curso escolar, con el fin de lograr excelentes lectores.

Para ello, la comisión coordinadora del evento, propuso la realización de diferentes talleres en torno a la comprensión y expresión escrita. Desde “leer por leer” hasta “contar cantando” el alumnado se ha desplazado de aula en aula compartiendo las experiencias didácticas que se escondían tras cada puerta.

Cada cuarenta y cinco minutos, los alumnos intercambiaban los espacios propuestos para realizar las distintas actividades de cada taller. Estos fueron los talleres:

El taller “Leer es un placer” propuso echarse en el suelo para leer diversos textos que se podían intercambiar en el transcurso del mismo. Cuarenta y cinco minutos de leer por leer.

  

La siguiente propuesta llegaba de manos del taller “Textos inacabados”  que desafiaba la capacidad inventiva del alumnado desarrollando un final acorde a la historia que el alumno recibía.

  

Los alumnos que participaron en el taller “Baraja de cuentos”  tuvieron la oportunidad componer las historias a partir de los fragmentos que se les entregaba. El esfuerzo se hacía en grupo.

Otros talleres consistían en explotar las habilidades creativas. De esta manera en el  “Taller del cómic” recibían viñetas sin textos que se iban completando con la imaginación del alumnado.

  

La original idea del “Taller de instrucciones” consistía en elaborar una manualidad a partir de las instrucciones que el alumno recibía. Así el aula se llenó de aviones y barcos de papel.

También queríamos demostrar que la comprensión lectora y la expresión escrita pueden relacionarse con todas las disciplinas, por ello, en el taller “Dibujar para ampliar” el profesor hacía lectura de un texto y tras una pausa, se solicitaba al alumnado que finalizara la historia con un dibujo.

                          

 No podía faltar el “Taller de escritura creativa” donde cada alumno debía escribir a partir del enunciado “¿Qué harías si por la puerta principal del colegio, entrara ahora mismo UN ELEFANTE?”

Y por supuesto que alguno no dudó en quedárselo para convertirse en un Phileas Fogg viajando por el mundo en ochenta días o más.

Otros lo domesticaron dándole cacahuetes.

Alguno lo liberó del circo…

En el taller “Teatro leído” cada grupo teatral tenía que interpretar su papel tras la lectura colectiva de la obra propuesta.

El Departamento de inglés creó un “Taller de lengua extranjera” para trabajar la animación a la lectura desde otra lengua. Una de las actividades incluía cantar en inglés.

  

Los talleres creados desde el Departamento de Música acercaban la lectura desde otros puntos de vista, como la expresión corporal, hablar con música.

Se desarrollaron diversas actividades donde el alumno trabajaba el ritmo, los sonidos, la puesta en escena…

Similar propuesta surgía desde el Deparamento de Educación Física. Los alumnos de Educación Primaria recorrían el mundo de las manos de un cuento que les proponía una actividad cada vez que llegaban a un destino.

Los alumnos de Educación Secundaria debían ser muy creativos en sus interpretaciones. Un grupo escenificaba mientras el otro narraba.