La Gran Final de Lucha-Libro

En un lugar del Echeyde…por fin llegó el gran día, el instante en que nuestro colegio se convertía en una batalla campal literaria.

No defraudó a nadie, desde el momento en que se inició y desencadenó el escenario bélico lingúistico sobre el ring filológico no importó la razón sino conseguir el ansiado cinturón de campeón. Un luchador enmascarado que interviene el espacio únicamente con un portátil y con una pantalla gigante sobre su cabeza donde se proyecta una historia improvisada.

El evento lo abrió una invitada de lujo, la actual campeona de Lucha-Libro Tenerife, Isabel Duarte, que escondida bajo su identidad luchadora, Guacamole Peleón, rompió el hielo y creo una maravillosa historia perfectamente contextualizada y con un final digno de sus dotes imaginativos.

Era el turno de los verdaderos protagonistas, nuestros alumnos. La primera tanda, los elegidos de 1º-2º ESO, que bajo unas presentaciones rebosantes de frescor literario juvenil salían al cuadrilátero con ganas de demostrar que las letras están de moda. Cuatro historias diferentes, con personalidad propia, pero en el olimpo narrador un único cinturón de Campeón de Lucha-Libro. Difícil tarea la de jueces que se decidieron por el relato de Mr Taco que integró las tres palabras a la perfección y consiguió un relato redondo.

A continuación, subían al tartán de la improvisación los luchadores de 3º y 4º de la ESO. Sus historias improvisadas, 3 palabras 5 minutos, dejaban perplejos a los asistentes al evento literario que cómo una hinchada editorial animaba y coreaba el nombre de su luchador predilecto. Cazadora de Nachos sorprendió al jurado para llevarse el preciado cinturón y alzarse con el triunfo sobre el cuadrilátero del Colegio Echeyde II.

Muchísimas felicidades a todos los participantes por dar vida a sus pensamientos y regalarnos el gusto de poderlos leer.

Escribir es como besar pero sin labios (Daniel Glattauer)

Larga vida a los besos improvisados…