Pediculosis, tratamiento y prevención.

¿Qué es la pediculosis? ¿Cuáles son los síntomas? ¿Cómo se previene? y ¿Cómo se cura?

Afortunadamente la pediculosis no es una enfermedad intratable, ni de las consideradas “raras” por ser escasa. La pediculosis es una afección cutánea producida por la infestación de un insecto que denominamos comúnmente piojo (Pediculus humanus capitis es el término científico y de ahí el nombre “pediculosis”). Se localiza fundamentalmente en el cuero cabelludo y resulta desagradable porque la saliva del insecto cuando se alimenta de la sangre, produce irritación y escozor.

Lejos de tratarse de un problema que afecte a una u otra clase social, la realidad es que este insecto ha existido siempre y puede anidar en cualquier cabeza. Al contrario de lo que pensamos, el insecto encuentra mejor hábitat en un cabello limpio y sin grasa, puesto que sus larvas pueden adherirse más fácilmente al pelo.

¿Cómo se desarrolla el piojo en la cabeza de un niño?

El piojo llega a la cabeza y se agarra a un pelo, donde se alimenta chupando la sangre del cuero cabelludo. Las hembras ponen huevos (liendres), que se sujetan a un pelo como si de un “pegamento” se tratara. La liendre tiene forma ovalada de color blanco que se distingue de la caspa porque está muy agarrada y sujeta al pelo. De estos huevos sale el piojo que pronto se hará adulto y comenzará a picar y a poner más huevos.

Hemos de observar si el niño se rasca con frecuencia y se queja de ello. Entonces actuaremos. No debemos utilizar productos insecticidas de manera preventiva porque no previenen. Gastaremos más dinero y dañaremos el cuero cabelludo sin necesidad.

Lo importante es actuar rápido una vez detectada la infestación para interrumpir el ciclo de desove y erradicar el insecto.

¿Cómo se puede evitar la pediculosis?

Los piojos pasan de una cabeza a otra de una manera muy fácil. Por eso, es necesario tomar algunas medidas adecuadas de higiene:

  • Lavar con frecuencia el pelo.
  • Peinar y cepillar diariamente el pelo.
  • Revisar frecuentemente la cabeza de los niños, principalmente detrás de las orejas y en la nuca.
  • Limpiar peines y cepillos con frecuencia.
  • No intercambiar útiles como peines, gorros, gomas, horquillas, etc.

¿Qué se debe hacer en el caso de que el niño tenga piojos?

Si se observa un niño afectado de pediculosis, deberá hacer lo siguiente:
– Mojar todo el cabello y cuero cabelludo con una loción antiparasitaria, preferiblemente a base de piretrinas, que encontrarás en las farmacias. No lavar el cabello antes de aplicar esa loción. Tampoco se debe tapar la cabeza con toallas, porque absorben el producto. Solo se puede cubrir la cabeza con un gorro de plástico. Se tratarán con champú o loción pediculicida solamente aquellas personas que estén infestadas. La utilización indiscriminada de esos productos en los niños no es recomendable.
– Pasadas de 2 a 4 horas lavar el cabello con champú normal o pediculicida.
– Aclarar con agua y vinagre (una parte de vinagre y dos de agua), para favorecer la eliminación de las liendres (También existen productos para ello)
– No secar con secador.
– Una vez aclarado el pelo, quitar las liendres con un peine de púas muy juntas, conocidos como liendreras.
– Los peines, y todo tipo de adornos de pelo se deben sumergir una hora en loción pediculicida. Las ropas, bien como las toallas, etc., se deben lavar con agua caliente.