Un huerto con escuela

Un huerto con escuela representa la idea de facilitar al alumnado múltiples experiencias del entorno natural y rural y transmitir hábitos de cuidado y responsabilidad medioambiental.

Un huerto con escuela.

Un huerto con escuela.

Hemos concebido la idea de crear un huerto escolar, o mejor dicho, un huerto con escuela, como definimos esta experiencia que se justifica como excelente recurso para convertir los centros educativos en lugares que posibiliten a un alumnado generalmente urbano, en verdaderos conocedores de su entorno natural y rural.

Entender las relaciones y dependencias que tenemos con nuestro entorno, poner en práctica actitudes, hábitos de cuidado y responsabilidad medioambiental son algunos de los objetivos perseguidos en este proyecto en el que participa el aula enclave del colegio.

Un huerto con escuela supone también una experiencia interesante para el desarrollo de las capacidades fundamentales en Educación Ambiental.

El Colegio Echeyde de la Laguna está dotado con una zona de huerto escolar próxima al aula enclave lo que supone una ventaja para iniciar esta actividad extraescolar para el alumnado de necesidades educativas especiales.

Hemos creído que el alumnado se beneficiaría con una experiencia real de acercamiento a la naturaleza, gracias a la actividad donde se manipulan la tierra y las plantas.

huerto-escolar-5

El método utilizado es activo.

Con el huerto escolar estamos potenciando la valoración del trabajo en grupo y equipo que conlleva este tipo de labor: hábitos de trabajo, compartir material, repartir tareas, asumir responsabilidades, entre otros.

Destacamos el huerto como excelente herramienta educativa porque integra a niños y niñas con dificultades. A los escolares con necesidades educativas especiales el huerto les proporcionará una revalorización, ya que es una actividad en que todos se encuentran al mismo nivel. Todo ello repercutirá en la autoestima y como consecuencia en su rendimiento escolar.

El método utilizado es activo. Se promueve la actividad mental y física del alumno, intentando que éste, gradual y progresivamente, asuma su responsabilidad y su propio perfeccionamiento, siempre partiendo de su experiencia e interés.

Con un huerto en la escuela los alumnos reciben una información científica, induciendo y potenciando la investigación en este campo, acomodando los trabajos a realizar a las características del grupo en un intento de fomentar la participación y la acción socializadora de la escuela.