Uso responsable de las Nuevas Tecnologías

 

Un grupo de docentes de nuestros tres centros han recibido este mes formación sobre el uso responsable de las Nuevas Tecnologías con menores y adolescentes.

Los objetivos han sido:

  1. Analizar y profundizar en el conocimiento de la estructura de las principales redes sociales y realizar una evaluación de las mismas.

  2. Estudiar el papel que desempeñan las redes sociales en la educación y formación de los menores y la figura de los educadores en este ámbito.

  3. Analizar las normas de seguridad, herramientas, manuales y demás recursos para la prevención del ciberacoso.

Todos ellos con la intención ha sido formar al personal para poder asesorar a los alumnos en el uso adecuado, sobre todo, de las redes sociales, tan presentes en su día a día.

Uso responsable de las Nuevas Tecnologías

Uso responsable de las Nuevas Tecnologías

Las redes sociales son plataformas de comunicación en línea que crean redes de usuarios con intereses comunes. Se caracterizan por tener que aportar a las mismas datos personales, para generar el perfil; contar con herramientas para poner su contenido en línea (fotos, comentarios, música, videos o enlaces); y por tener una lista de contactos. Las más utilizadas por los menores y adolescentes son Facebook, Twitter, Yotube, Instagram, Whats App, Skype…

Estas nuevas plataformas han cambiado el concepto de aprendizaje y de socialización, y debemos como docentes y familias, preocuparnos por cómo los jóvenes utilizan estos recursos. Recursos útiles y beneficiosos si hacen un buen uso de los mismos, o peligrosos si se exponen a cualquier tipo de ciberacoso. Los más habituales en el caso de los menores son:

  • Ciberacecho: seguimiento on line.

  • Grooming: acoso sexual en la red a menores (pederastia, pornografía y abuso sexual).

  • Ciberbullyng: acoso psicológico entre menores.

  • Sexting: envío por teléfono de contenidos sexuales.

  • Sextorsión: chantaje por una imagen compartida por internet o teléfono.

  • Violencia de género: dominación, discriminación y abuso de poder del acosador a su pareja de forma repetitiva, no consentida y con intromisión a su privacidad.

Pero ante todos estos tipos de acoso en la red, podemos tomar cartas en el asunto. Lo más importante es la prevención. Explicarles a los jóvenes que el mundo y la vida en red es igual al real, no algo a aparte. Que cosas que no harían en su vida diaria como dar fotos, o sus datos personales a un extraño que acaba de conocer por la calle, no deben de hacerlo por Internet. Pues detrás de cada dispositivo de conexión a Internet, hay personas que están accediendo a nuestras vidas con nuestro consentimiento, y debemos ser nosotros los que pongamos los límites en esas relaciones. Hay múltiples formas: no añadir a las redes a desconocidos, no dar nunca datos personales, mantener las contraseñas secreta s (que solo las sepan sus padres), no hacer bromas por la red, tener el ordenador en una zona común de casa, evitar la cámara web…

En caso de que los menores sean víctimas algún tipo de ciberacoso, los adultos debemos asesorar y denunciar. Algunos signos de alarma que nos pueden indicar que algo está pasando a los menores pueden ser cambios de conducta o hábitos, un bajón en las notas, en las relaciones con los amigos, en la alimentación, cambios de humor, notar ansiedad… En estos casos los adultos debemos transmitirles confianza y apoyo emocional e intervenir ya que tanto la policía como la propia red tienen mecanismos de defensa de los menores.

Los jóvenes viven inmersos en la era digital y las redes sociales. Nuestro papel como adultos, tanto familias como docentes, es velar por un uso responsable de las mismas. Hablar con ellos sin tapujos y formarnos para resolver sus dudas.

Algunos consejos para el uso responsable de las redes sociales:
Evita desconocidos

  • Respeta y sé responsable.

  • Cuida la información que publicas.

  • No te calles ante ningún tipo de acoso.

  • Usa de modo responsable del móvil.

  • Los videojuegos deben ser apropiados a la edad.

  • Usar de la información de manera crítica (no dejarnos manipular).

  • Avisar si algo nos hace sentir incómodos.

  • Consensuar normas de uso y respetarlas.